el sonido más solitario del universo
lo produce
el último latido de corazón

 

Brenda Lee Eccles