Contenido de Los días navegados

Prólogo

Entre las páginas de las más selectas antologías de poesía griega es imposible no encontrar obras de Mavilis, poeta cuyo genio es tal, que después de ser leído, nuestra mente queda presa en el mundo de la belleza e inspiración poética. La lectura de los poemas de Mavilis nos rodea de tan encantadora magia que bien podríamos compararla con la antigua fuente Castalia pues, lo mismo que aquellas sagradas aguas, ésta echa a volar el numen de la inspiración. Testimonio palpable de lo que un poema de Mavilis puede lograr es, "Los Días Navegados", obra que como su autor lo señala, nace de una serie de reminiscencias poéticas en tomo a "Olvido". Si; Gustavo Ibarra Merlano, embebido en el espíritu mavilesco, teje una serie de poemas sobre los hilos que los temas presentes en "Olvido", ofrecen para hilvanar el arte poético. Asi, aunque muerte, olvido, pena, vida, llanto, ocaso, son entrelazados en "Los Días Navegados", con la personalidad literaria de Ibarra Merlano, fácilmente podemos reconocer que se trata de reminiscencias de "Olvido", echadas a navegar por éste en el mar de sus sentimientos y pensamientos. Mas, ocupémonos ahora de este océano donde flotan los temas de "Olvido"; en otras palabras, de la personalidad literaria reflejada en esta serie poética.

Quien lea con atención "Los Días Navegados", seguramente descubrirá que este título no fue puesto al azar y que en su elección, el autor dejó plasmado, en esencia, lo que ampliamente desplegará en cada uno de sus poemas. Sí; "Los Días Navegados" es una expre- sión que nos pone frente a la visión de un viaje y del mar; frente a la idea del tránsito o devenir, plasmado en el lenguaje marino. He aquí los dos pilares sobre los cuales se levantan las presentes reminiscencias de "Olvido".

Podríamos decir que un hálito griego envuelve de principio a fin esta producción poética, no sólo por su fondo mavilesco, perfectamente reconocible, sino también, por su pensamiento del devenir, herencia de la Antigua Grecia legada a nosotros en la filosofía presocrática y en las tragedias clásicas.

Vida - muerte, tiempo - eternidad, recuerdo - olvido, amor - soledad, juventud - vejez, son los temas en reminiscencia pero el hilo que los teje en unidad, es el pensamiento trágico antiguo del devenir en el tiempo, donde el hombre se sumerge fatalmente, con su ser, amores y recuerdos. Si; Ibarra Merlano es, sin duda, un enamorado del pensamiento griego como lo es del mar, sobre el cual puso a navegar los días que conducen a la muerte, al olvido, al cambio. "Los Días Navegados" es pues el fruto poético de un amante del mar que con el acicate de la emoción despertada tras la lectura de Mavilis, entretejió lo aprendido de los griegos antiguos, en las redes semánticas del mundo del mar. Con el lenguaje de gaviotas, aguas, tempestades, islas, vientos, barcos, naufragios, piélagos, puertos, mar..., Gustavo Ibarra Merlano nos presenta su obra de un profundo contenido humano, romántico y filosófico, agregado a la belleza literaria de sus figuras poéticas.

María Cecilia Posada L.

ATENAS Noviembre de 1983