Contenido de Los días navegados

 

Santorales del olvido

Vives en santorales del olvido
y con llanto rescato tu figura
de ausencia y bruma, que apenas traslucen
lo que nos deja el padecer del tiempo,
como tratando que disuelvan lágrimas
el abismo que viola tus despojos.
A veces puedo con paciencia estéril
traer al tiempo tu perfil mordido.
Es dura lucha. Pues su diente roe
con ira impune lo que yo restauro.
De lo que eres es poco lo que queda.
Y ese poco también es de la muerte.