Contenido de Son de piedra y otros poemas

 

La soledad

No puedo dejarla, me transita
En la luz del mediodía, en la sílaba perfecta
Me divide, y en la mas anhelada compañía,
Me separa de mi propio corazón.
Está a mi lado con su luto siempre,
Soledad, soledad de nave o gruta
En la mañana; tanto mirar por
Los ojos, tanta ventana como un agua
¡ Buscando el puente !
Si miro hacia las estrellas,
Si marco un paso alegre, siempre me aparta
Su gesto de ceniza, y se doblega
Entre mis dedos hasta caer las cosas de mí.
Las miradas hasta notan la compañía,
Y sienten el misterio que me acecha,
En vano trato de verla,.
No consiente mas espejos que el silencio, y nos toma
De las manos con una suavidad extraña,
Y si arrojo una fruta sobre el día,
La recoge antes de los aires
Y sólo nos permite movimientos de ausencia...