Contenido de Son de piedra y otros poemas

 


Los adioses

Cuando fuimos a elevar la mano
La brisa trajo su paloma. Después se fueron,
Después volaron días, polvos, mares...
Los adioses en la mano hicieron nido.
Y todo lo que tocamos se divide.