Contenido de Son de piedra y otros poemas

 


Mañana seré abatido
por el dardo cierto de la muerte.
Y seré igual a tí que ya no existes.
Lágrima en el tiempo, expandida tristeza.

Yo habito un oscuro vacío
sembrado en el silencio.
Algo conspira. Algo
siniestramente roe nuestras venas.

Yo pienso. Yo digo. Yo redamo.
Estaré muerto.
¿A quién pedir razón de vida?
¿A quién impetrar términos de muerte?
Desciendo hacia mí mismo
donde en el tiempo oscuro
yo soy mi propia muerte.

Transcurre por mi sangre
la arena fúnebre del tiempo.
En algún sitio oscuro de mi morir
renazco.
Y tomo de tus manos los confines del tiempo
Por tu muerte yo vivo.
Tu penetras el abismo
de mi tiempo.