Contenido de Son de piedra y otros poemas

 

Aroma de mármol

Y el mármol blanco huele a yedra.
Antípater de Sidón.
Antologia Palatina.

Este sediento polvo, esta ceniza
que la sangrienta rosa conmemora
sobre el mármol helado donde llora
la blancura en las manos de la brisa.

Exactos miden su profundo abismo.
Su tierra dan en tierra suficiente.
No alzaron bajo el cielo sino el mismo
polvo y lamento, vueltos ya simiente.

Esto que no parece bajo el cielo.
Esto que sella el mármol con su aroma,
fugitivo del cielo y la paloma,
escultura de polvo bajo el hielo.

Tan sólo es un aroma concedido
entre serenidades de alabastros.
Sopla un pávido viento de los astros
y luchan la fragancia y el olvido.