Cómo te he abandonado, poesía

Cómo te he abandonado, poesía,
cómo he dejado la moneda mágica
de tus cuentos y fábulas
abandonada en bares y silencios.
Cómo por prodigar a la que amaba
me olvidé de tu rostro y de tu risa
y desagradecí las noches puras
que sin afán me dio tu compañía.
Mas ahora regreso hasta tu encuentro,
derrotado de todos los caminos,
Ashaverus de puertos-corazones.
El verano se adviene a contemplarnos
con el fulgor de su pupila verde
y un pez sol va dorando mar arriba
un bosque de corales espejismos.
Abajo, las zanahorias arden vivamente
entre las manos de las verduleras
y las manzanas, novas de dulzura,
incitan a la mujer como en otrora.
El amigo del libro bajo el brazo
me dice "has despertado, vive de nuevo
el alba entre tus ojos, vienes a repartirte
de nuevo entre la vida, con tu amante
de siempre, Poesía.
Has regresado a tiempo, ya la guadua regala
sus espinas dorsales a los niños
para forjar cometas y un viento Celestino
llega para tejer la espiral de la infancia".

--------------

©Alberto Rodríguez Cifuentes