Subiste a la gloria por las escaleras abajo.
¿Paradoja? No: la realidad.
La paradoja son las palabras.
¡La realidad! Lo que es.
Subiste porque bajaste.
Está bien.
Tal vez mañana yo haga lo mismo.
Por ahora, si callas, te envidio.
No sé si te envidio la victoria,
no sé si te envidio el conseguirla,
pero realmente creo que te envidio...
Siempre es victoria...

Hagan un envoltorio de mí
después échenme al río.
Y no olviden "callarse" cuando por allí me echen.
Eso es importante.
No olviden "callarse".
Eso es lo importante.
Porque todo es callarse...

©Fernando Pessoa

Subiste al gloria...