La mina de la alegría

Al despertar,
mi pesca matutina se sumerge
en el laberinto de los sueños.

Camino por la orilla
de profundas cavernas
sobre el filo de navaja
de la memoria.

En un instante una veta dorada
ilumina el interior,
encuentro mi tesoro:
es la entrada a
la mina de la alegría.

Salgo del socavón
y nace un nuevo día.

 
Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

©Enrique Warrior

La mina de la alegría