apagón

no estoy prendido,
más bien:
desenchufado

para sonreír
tienen que forzarme
y para que no mire
con mirada extraviada

tienen que reconstruirme

nada me puede prender,
nadie me puede prender

como un televisor apagado
o un tiovivo sin corriente
—qué horriblemente cae el sol
empapado en esa luz anaranjada,
qué falso,
qué hipócrita este atardecer
que derrama sus colores autómaticos
en la pantalla hemisférica de siempre—

estoy más fuera de servicio
y cortado de cables,
sin potencia germinal

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Armando Ibarra Racines

apagon