Expedición al agujero

¿A dónde va tanto bípedo
moviendo el volante,
aferrándolo con fuerza?

¿Hacia dónde navega
el cardumen de ojos atentos,
girando de derecha a izquierda
como un ballet de medusas,
fijos a la cuerda de la autopista?

¿Cuántos de estos solitarios
desean romper en llanto
sobre la cabalgadura mecánica
y no hallan el momento?

Los expedicionarios de la caravana
de gargarismos explosivos
siguen la ruta de los Ojos Vendados
en su tránsito persistente y efimero.

Van sonrriendo porque escuchan
el canto del aceite en los rodamientos
y les regocija el murmullo
de los neumáticos sobre el asfalto.

¿Quién oficia los rituales del cardumen?

¿A quién sacrificarán hoy,
atravesado por un cuchillo de latón hechizo,
en el altar del Dios de los Fierros Retorcijados?

¿Cómo detenerlos?

Condescendientes,
todos se despeñan
—mirada afanosa,
fluir perfecto—
hacia los toboganes del Vacío.

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Armando Ibarra Racines

Expedición al agujero