Infracción

Por la esquina dobla,
como una gacela
de las praderas del Asfalto,
cromada y rutilante,
la motocicleta.

En el entrepecho,
el parrillero,
sin disimularlo,
más vale con un dejo de desafío,
guarda el fierro, todavía caliente.

Culebreando sobre la cuneta,
un hilillo de sangre,
libre de la servidumbre del corazón,
se entrega sin reparos
a la ley de gravitación universal
y cruza la intersección
de Mala Esperanza con Patibularia
sin atender la señal de PARE.

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Armando Ibarra Racines

Infracción