Poética revisada

El equilibrista chino
se abre como una flor
de músculos, seda y luz.

Siglos y gentes,
en actos
de repetición incesante,
confluyen en
la breve figura
que como pompa de jabón
revienta sobre el escenario.

Al final,
el aplauso efímero
y las luces apagadas
en el teatro vacío.

¿Cuándo lograré
sostener el poema así,
por un instante,
entre multitud
de fuerzas que lo tensan?

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

 

©Armando Ibarra Racines

Poética revisada