Tan sólo un decir (inicio)


POSESIONES

Aun me queda la vida
resquebrajada
por un hálito de dolor.
También tengo una muerte
en cada esquina
y una dicha evasiva
que no se deja acariciar.

Tengo un costal austero de palabras
un silencio que solloza
y unos suspiros lejanos
que son la música del corazón.

Tengo una soledad colmada de mortales:
mi soledad no es un vacío
es una multitud que no se detiene
una turba que no se cansa de importunar.