Tan sólo un decir (inicio)


LOS OJOS DEL SUICIDA

No hay quien cierre
los ojos espernancados del suicida
ellos permanecen abiertos
como si siguieran mirando
la vida partida en mil pedazos.