Tan sólo un decir (inicio)


SIN SALIDA

No quisiste dejarme entrar en tus abismos
los cubriste con racimos cargados de palabras.

Yo en cambio, te alojé en lo hondo
donde reside blanca la callada incertidumbre
donde nace el sol y se doran las heridas.

¿Sabias acaso
que entrar en el silencio
puede no tener salida?