Tan sólo un decir (inicio)


 

PEQUEÑA MUERTE

Si el silencio se traga la jornada
no tienes para darle a ¡a noche
ni un exiguo testimonio
de la sed que gota a gota
va calcinando tu sustancia.

Vives pequeñas muertes
que enmudecen las entrañas
y atascan con nudos de pape!
la frágil imaginación
que le da cuerda a tu garganta.

Mueres de una vida estática
que nubla los espejos
le pierdes en la averiada trocha
y no logras apalabrar tus incertidumhres.

Ni la música del viento
fe deja oír su melodía.

¿Qué le dirán las tinieblas
cuando llegues con las manos llenas de vacío?