Mirada de sombras (inicio)


Molicie caribe

Cuarto menguante en tela de colores
sobre el telón oscuro de la noche,
sin pasajero,
apenas un suave viento le recuerda
su vaivén monótono.

¡Cuánta falta le hace el caribeño, extasiado
en la contemplación del mar infinito!

Eterno vaivén salino
que le marca a los dos el ritmo
y el andar cotidianos.