Mirada de sombras (inicio)


Ambigüedades

La voluntad no es una nube caprichosa, 
ponla a prueba ; eres libre de imponer condiciones
más acá de tu puerta:
al poco tiempo de nacer y antes que crezca,
cercena sus raíces, marcándole a su vuelo un derrotero
como la jaula a un ave de zoológico;
muestra los límites al follaje indómito y que,
sea tu ritmo quien guíe el destino de las ramas;
vuélvete incesante con las podadoras
silenciando los brotes altaneros;
ninguna hojarasca desobediente
debe sacar la cabeza del rebaño;
estrecha su espacio, palmo a palmo,
dando la espalda a los ruegos lastimeros
de las abultadas raíces retorcidas;
seguro, al final, no habrás criado un hijo,
pero sí, un perfecto bonsái.

                                                 (para Zuli)