Mirada de sombras (inicio)


La noche

Si la noche fuera pasearse
bajo el abrigo frío de la luna
o recorrer con manos y con ojos
tu cuerpo desnudo,
para apaciguar mis tormentas.

Las noches también son, a veces,
dos pupilas redondas agitadas,
en cuclillas al borde de la cama,
esperando los miedos,
mientras amanece.