Mirada de sombras (inicio)


Insomnio 2

Tu cercana respiración de suave ritmo,
abandona mi mano en el desierto de la noche.
Volteo mi cuerpo como carne al fuego
y no se alcanza a cocinar el sueño.
Mis pensamientos como enjambres de abejas
revolotean en el silencio.
Imagino las estrellas lejanas, indiferentes;
la luna, menos distante,
acompaña mi soledad despierta.
Exijo complicidad con luces y con ruidos
pero las alas desplegadas de tu sueño,
me dejan, otra vez,
en este, mi rincón de ojos abiertos.

                                                 (para Ana Magdalena)