Mirada de sombras (inicio)


Hoja en blanco

Frente a cada uno:
la hoja en blanco,
con las piernas cruzadas
y su irreprochable traje
con huellas de árbol.
Paciente.
Seductora a veces
de las prisas frívolas.
Si tuviera líneas
que guiaran los pasos,
las rutas trazadas,
la misión escrita con tinta invisible,
ocho cuadraditos
para ir logrando etapas
hasta llegar al cielo,
como en la rayuela.
Pero no…
espera en silencio
que las manos se atrevan
a moldear la arcilla blanca.