Mirada de sombras (inicio)


Encrucijada

Qué hacer con el no,
coagulado en la garganta,
cómo quitar su miedo
de provocar heridas
y su indiferencia
ante los retozos de los otros.

Qué hacer con el sí,
escupido por la punta de la lengua
al descampado,
para llorar después,
en el traspatio,
de su benevolencia y osadía.

Qué hacer con el cuerpo,
en apariencia libre,
atado a las alas de parafina
del alma,
en busca, como la mariposa,
de una luz
que nutra o queme
sus alas de Ícaro.