Mirada de sombras (inicio)


Silencio 3


Ante el mar, azul realidad sin proporción,
el hombre es un fantasma,
el arrullo del agua lo convierte en niño
y navega en las alas, en los barcos, en las olas;
o se transforma en piedra -habitante de Pascua-
que sin hacer un gesto contempla enmudecido
ese cielo en la tierra.

Podría fingir valor y levantar la voz
ante tanta lujuria desatada
pero de su garganta traspasada de modestia y júbilo,
sólo brota un gemido que las olas apagan.