Mirada de sombras (inicio)


Apuntes para una hoja de vida

Tengo 55 años
hace mucho tiempo pasé la edad
en que Cristo se hizo famoso y sabio.

Nací en Santa Marta,
cuando sólo la brisa se atrevía a perturbar
su silencio de camposanto.

Me enseñaron en geografía
que en muy pocos sitios,
las olas bañan los pies de las montañas nevadas,
nunca me dijeron que en esos bosques
podrían crecer fusiles
y que a los Kogis
los desplazarían a las parcelas cercanas al cielo.

Muchas tardes he visto al sol
naufragando después de la incandescencia,
pero renace
y el mar
nunca se cansará de los naufragios.

Disfruto al atardecer el repliegue de los chinchorros,
sombras de plata saltan entre las redes.

A veces quisiera que calafatearan mi piel,
como casco de canoa,
para que los golpes resbalaran
y la sal no reviviera mis heridas.

Extraño a los amigos
y no me canso de advertirles
que por lo menos contesten el llamado a lista
porque en este país ya no se sabe…