Papá: no te quiero, todo por mi bien

Nunca le paraste bolas a mis dibujos calcados
Te interesaba más que aprendiera a sumar y a restar
Todo por mi bien.

Si te mostraba mi rodilla ensangrentada
Después de una peripecia en bicicleta
Me decías: "aprendé a ser hombre".

Todo por mi bien.
Las palabras dulces, los abrazos, la comprensión
No estaban en tu repertorio.
Solo los negocios, los planes para dominar el mundo,
La calculadora en la mano.
"Eso hay que enseñarle a un niño", siempre me decías.
Todo por mi bien.

No me enseñaste a quererte,
Ni a nadie más,
Todo por mi bien.

 

Escuchar el poema en la voz del autor Descargar mp3

©Wilson Orozco